lunes, 11 de junio de 2018

La Nora de hoy


Después de re-leer varias entradas del blog me puedo dar cuenta cuan catártico fue en su momento y todo lo que me sirvió tener un espacio como este.

Todas esas palabras que, siendo sincera, no recuerdo. Aun así agradezco a la Nora del pasado de haber compartido todo eso, pues me sigue sorprendiendo todo lo que sentí, lo intensamente que sentí.

Extraño todo eso, a pesar de que dolía y mucho.

Y viendo hacia atrás solamente puedo notar lo que he crecido y lo orgullosa que me siento de mi misma. Digo, no hay de otra. (si hay, pero quiero pensar que el pesimismo no cabe en esta entrada)

Catarsis, llanto, risas, mocos, amor, locura.

A veces me quejo de lo aburrida que se ha vuelto la vida, (rutinaria y adulta) pero sin duda tengo mucha paz que no había podido experimentar por estar todo el tiempo pensando que debía de haber más y más. Nada me conformaba, siempre faltaba algo.

A pesar de que siempre he sido una persona que se maravilla con las pequeñas cosas de la vida, ya eran tan pequeñas, que eran prácticamente imperceptibles.

Hoy vuelvo a escribir pensando que durará, y que nuevamente podré sacar sentimiento al aire. Aunque esta vez sean diferentes, más maduros y quizás aburridos (¿o no? ( porfavor no)).

Nora del pasado, te extraño y extraño tu manera tan única de saborear las cosas. Creo que el enamorarse en 3 segundos y por 3 segundos no era malo, al contrario, ayudaba a encontrar inspiración como olor a tierra mojada después de la lluvia.

Tal vez solamente tengo una pequeña nostalgia o tal vez envidia de sentir, porque ahora me siento tan ajena a esas historias de amor imposible, emociones momentáneas y constantes suspiros.

La gente crece, las preocupaciones cambian y definitivamente (por lo menos para mí) la prioridad ya no es encontrar a alguien más, si no, seguir encontrándome a mí misma, que siendo sincera, me está haciendo muy feliz. 

Y Si me preguntan a adónde voy y qué haré: NO TENGO NI PUNCHE IDEA, y en un día como hoy, eso no me preocupa, me emociona.

So, por hoy, i’ll keep going.

Nora del pasado: Gracias. Te quiero un chingo y fuiste maravillosa (y llorona de más).

Nora del futuro: Ahí voy y espero que puedas manejar lo que venga (aunque no te conozca, también te quiero).

Nora de hoy: Por hoy, me siento bien.

Les dejo un doodle para que no se vea todo pelón :D.